Imputados

L’Hospitallet

El caso nació a raíz de una denuncia de un concejal del PSC (Jaume Graells). Hace casi cuatro décadas que Jaume Graells milita en el PSC, y en este mandato fue teniente de alcalde de Educación, Juventud y Deportes.

Lo fue hasta que puso los pies en los juzgados para presentar una denuncia contra dos compañeros ediles por el supuesto desvío de subvenciones del Consell Esportiu, una entidad privada para la promoción del deporte escolar, cuya directiva la componen seis personas designadas por el consistorio. Antes había revelado las presuntas irregularidades en una reunión con la alcaldesa, Núria Marín, que encargó una auditoría interna y decidió no apartar por ahora a los denunciados, al menos hasta tener los resultados de esos informes. Siguiendo el código ético socialista, solo se les cesaría en el caso de que un juez abra juicio oral contra ellos. Como Graells considera que «no se ha actuado con firmeza y con verdadera voluntad de esclarecer los hechos», el edil ha apostado definitivamente por la vía penal. Su decisión acabó desembocando en la detención por la Policía Nacional del segundo teniente de alcaldía y primer secretario del PSC local, Cristian Alcázar, y del concejal de Deportes, Cristóbal Plaza.

La causa acumula trece detenidos por delitos de malversación, prevaricación y tráfico de influencias, incluida la presidenta del PSC, alcaldesa.

L’Hospitalet ha sido socialista desde el inicio de la democracia.