Sobre la comisión contra la desinformación

S

El procedimiento de actuación contra la desinformación puede enccontrarse aquí.

  • En él se lee: Nuestras instituciones democráticas y nuestros valores comunes –la libertad de expresión y la libertad y pluralidad de los medios de comunicación, entre otros– son el fundamento de la resiliencia de nuestras sociedades frente a los desafíos. Lo cual está muy bien pero no se dice qué se va a considerar desinformación y qué no.
  • También: el nuevo impulso europeo se materializa a través del European Democracy Action Plan, con las siguientes líneas estratégicas: 1) Incrementar la integridad electoral y garantizar que los sistemas electorales sean libres y justos; 2) fortalecer la libertad de expresión y el debate democrático, examinando la libertad y pluralismo de los medios de comunicación, así como el papel de la sociedad civil y, por último; 3) abordar la desinformación de manera coherente, considerando la necesidad de examinar los medios que se utilizan para interferir los sistemas democráticos, basándose en las acciones sobre la lucha contra la desinformación relacionada con la COVID-19. La pregunta que me surge es si el gobierno va a velar por la pluralidad en los medios. Si me remito a lo que ha venido haciendo, no ha buscado garantizar esta pluralidad sino más bien lo contrario. En cuanto al papel de la sociedad civil, me preocupa cómo las administraciones públicas subvencionan organizaciones y actividades que llevan implícita una posición política.
  • Echo en falta una definición de “desinformación” algo que si hace desde el inicio la Comisión Europea en su documento Tackling Online Disinformation: Disinformation is “verifiably false or misleading information created, presented and disseminated for economic gain or to intentionally deceive the public”. It may have far-reaching consequences, cause public harm, be a threat to democratic political and policy-making processes, and may even put the protection of EU citizens’ health, security and their environment at risk. Y esto si es un problema serio. Debe haber criterios claros sobre qué es desinformación y qué no lo es.
  • Otro problema es que el gobierno sea quien decide qué es desinformación. Por ejemplo, ¿Es desinformación decir que las mascarillas no son muy útiles para la población en general y meses después reconocer que esto se dijo porque no tenían mascarillas suficcientes? Yo creo que la mayoría coincidiríamos en que lo es. Cumple perfectamente el ccriterio de la Comisión. Sin embargo el gobierno no se va a autocensurar. Echo de menos un actor independiente que garantice un veredicto justo. El documento indica que el sector privado y la sociedad civil serán parte de los componentes pero su participación tendrá lugar sólo a petición del gobierno – ver punto siguiente.
  • El documento establece que: El Sector privado y sociedad civil. Los medios de comunicación, las plataformas digitales, el mundo académico, el sector tecnológico, las organizaciones no gubernamentales y la sociedad en general juegan un papel esencial en la lucha contra la desinformación, con acciones como la identificación y no contribución a su difusión, la promoción de actividades de concienciación y la formación o el desarrollo herramientas para su evitar su propagación en el entorno digital, entre otras.

    En este sentido, las autoridades competentes podrán solicitar la colaboración de aquellas organizaciones o personas cuya contribución se considere oportuna y relevante en el marco de la lucha contra el fenómeno de la desinformación.
    Por tanto, no estarán presentes en la comisión por defecto sino a consideración del gobierno.
  • El documento no establece claramente como la desinformación perjudica a los ciudadanos, algo que sí hace el documento de la Comisión: It impairs freedom of opinion and expression, a fundamental right enshrined in the Charter of Fundamental Rights of the European Union.
  • Tampoco hace referenccia al Código de Buenas Prácticas que el sector privado ha desarrollado: The Code of Practice on disinformation is the first worldwide self-regulatory set of standards to fight disinformation voluntarily signed by platforms, leading social networks, advertisers and advertising industry in October 2018. Sigantories are Facebook, Twitter, Mozilla, Google and associations and members of the advertising industry. Microsoft subscribed to the Code of Practice In May 2019. TikTok joined the code in June 2020. Los firmantes han presentado un plan de acción en 5 áreas.
  • El documento del Gobierno Español no dice en ningún momento que su preoccupación sea con los medios digitales, donde típicamente trataría de actuar una potencia extranjera. Esto no se dice lo que me hace pensar que su foco sean preferentemente los medios españoles no tanto las grandes plataformas digitales.
  • La UE ha solicitado informes mensuales a las grandes plataformas y ha creado un Observatorio de Medio Digitales. Lo que me recuerda que en España se debería hacer algo pareccido pero con reglas del juego claras. Son esas reglas las que echo de menos. Es sorprendente que no haya ni una referencia a las reglas del juego. Por tanto nadie está seguro. Nadie sabe si lo que está haciendo es desinformación o no. No hay una norma clara. Esto abre la puerta a lo que podría considerarse arbitrariedad gubernamental y no debería caber en un estado de derecho. La Comisión Europea si está intentando crear este marco a través de una consulta pública. Espero que tanto la UE como el Gobierno Español propongan reglas claras y habiliten mecanismos de colaboración público-privados que no de coerción.

About the author

izmarsel

Add comment

By izmarsel

Categories

Recent Posts